Los ojos donados se necesitan para devolver la visión.  A través del trasplante de córnea, más del 90% de las personas ciegas por problemas corneales pueden volver a ver.